lunes, marzo 06, 2006

Un tirito con barritas Punk !!!

Un tirito con “Barritas Punk”
( Un cuento autobiográfico y nostalgico).

Me había cambiado de Secundaría solo para seguir los pasos de Elizabeth, una chica de mi barrio con una mirada nostálgica que sencillamente me enamoro. Ella había sido mi compañera de clase en la escuelita primaria “Reino de Jordania”, que me recibió con los brazos abiertos, como a tantos otros niños refugiados de otras dictaduras latinoamericanas. Elizabeth provenía de una familia muy católica, su padre era un mexicano conservador y su madre era una emigrante polaca. Me acuerdo, que en clases de ciencias sociales ella hablaba de las atrocidades del régimen comunista de Polonia, y yo rebatía exponiendo la crueldad de la dictadura militar chilena. Pero al margen de estas diferencias de opinión, yo ya estaba soñando con el amor de esta chica rubia, espigada y melancólica.
El pretexto que di a mí madre para cambiarme de Secundaria, fue que ya no quería estudiar mas en la Jornada de la tarde, y que había averiguado, y tenía posibilidades de entrar al horario de la mañana en una Secundaria nueva, que quedaba relativamente cerca de donde vivíamos y que también era estatal, y que por lo tanto también era gratis y no significaría ningún costo. Logré convencer fácilmente a mí madre y me matriculé en la Secundaria Nº 256, donde estudiaba Elizabeth ; - pero el tiro me salió por la culata -, por que no logré matricularme en la jornada de la mañana (donde estaba ella), y solo hallé cupo en la jornada de la tarde, donde no la vería mas que al momento que ella saliera de clases y yo entrara. Así fueron mis primeros meses. Me consolaba de la perdida de mi tranquilidad buscando sus ojos entre el tumulto de estudiantes de la mañana.
Entre la tarde y la mañana, había un mundo de diferencia en esta Secundaria Estatal de la periferia sur de la Ciudad de México. La mañana era prácticamente el cielo y la tarde era sencillamente el infierno, así de drástico. En la mañana estudiaban los angelitos y en la tarde los demonios, es decir en la mañana estaban todos los alumnos acomodados, los de mejor situación económica, y cuyas familias tenían algún grado de influencia o palanca, que les asegurara el cupo en esta jornada matutina, en esta escuela nueva sobre la cual existía una gran demanda. La diferencia entre la mañana y la tarde era abismante, igual que todos los contrastes sociales en Ciudad de México, tal que se podía distinguir a simple vista y sin equivocación quienes eran alumnos de la tarde y quienes de la mañana.. Los de la tarde tenían aspecto de Panchitos, es decir de pandilleros o chavos banda.. La moda de estos chavos era usar los pantalones lo mas pegados posibles a las piernas, sobretodo en los tobillos, y tanto hombres como mueres se colgaban al cuello ajustada una agujeta o cordón de zapato negro con algún colgüijo, el mas popular era una lengüita de los Rolling Stones. Además las mochilas de mezclilla estaban todas pintadas y remachadas con charrareras5 de metal, haciendo alusión a pandillas urbanas como los B.U.K. (Bandas Unidas Kiss) los Negros, los de Xoco, y por supuesto la banda mas popular los míticos Sex Panchitos, de quienes se tejían una serie de historias tenebrosas y sobredimensionadas acerca de la violencia y crueldad que practicaban; sin duda los Panchitos eran de temer. .Las calles de toda la ciudad estaban marcadas con sus Graffiti, los cuales delimitaban las fronteras de una banda o de otra en disputa territorial.
Continua el cuento en este link:

11 comentarios:

kiantei Castor dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Cuervo dijo...

buen cuento, me trajo recuerdos de mi época escolar y de esa rubia esplendorosa llamada Alejandra que me hizo brotar muchos suspiros, hasta que logre conquistar su boca, gran momento

saludos

mirantra dijo...

Y qué pasó con la niña?!!

Pus-modernidá dijo...

Nada nunca pasó nada...
puro amor platónico namás...
que frustrante....

carolita dijo...

no encuentro frustante el amor platónico, al revés, tiene la magia de que puedes vivirlo un millón de veces de maneras distintas sin ningún desencanto de por medio.

es de esas historias que se guardan de recuerdo para siempre.

claro que los amores vividos son increíbles... pero no sé. tengo lindas y grandes historias que nunca fueron.

besos.

Moebius dijo...

que pluma!

Medea dijo...

Me dediqué a curiosear en tu blog y lo encontré súper provocativo..
Me gustó este cuento, pero.. Blog terapia sarna-dora y corte de pelo.....la llevan.
Medea...

Moebius dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Viddeara dijo...

Recorrí pasajes de mi infancia, que si bien no fue esa de la historia, si recuerdo las chasquillas paradas a lo "araña", las mochilas de jeans y el personal stéreo en la mano que llevaban "las niñas grandes" del colegio.
Gracias por tu visita. Si bien, no entendí en qué contexto era lo de U2... igualmente gracias.
Saludos.

Medea dijo...

Que infidente eres Moebius...

desdemona dijo...

Yo creo que el amor platónico es bello en la adolescencia, pero si sucede en la adultez, te produce mas de alguna frustración...
Bonito tu cuento y tus textos en general.
Coincido con Medea en terapia Sarna-Dora...